Revivir es resistir también | Road Thinkers


El viernes 19 de febrero del 2016 a las 5:00 de la tarde en  el “Seminario Mayor” de Guadalajara se abrió la mesa “La violencia en el imaginario mexicano” con valiosas aportaciones del Dr. Juan Ignacio Mancilla Torres, el Dr. Alfonso Alfaro Barreto y  maestrante  Luis Fernando Suárez Cázares, a propósito del 3er  Congreso Jalisciense de filosofía, quienes nos compartieron puntos de vista desde la filosofía y la literatura para combatir la violencia.

Para ello partieron de la pregunta: ¿Qué tiene que ver la violencia con la filosofía? Y desde sus investigaciones filosóficas abordaron la violencia como una aprensión que el hombre tiene desde épocas antiguas, hasta hoy en día.  De manera que, se muestra evidente que al menos, en este país, han ocurrido muchos actos violentos marcados por una serie de episodios catastróficos, “es como una marca indeleble que no parece tener fin”.

Pero por ser una cuestión histórica no hemos encontrado lo que detona la violencia, pero tampoco hemos encontrado la forma de escabullirnos de ella, de hecho, la violencia tiene una dimensión simbólica, pues todo comienza desde los indígenas, a quienes se le conoce como una comunidad inferior  intelectual que hasta la palabra “indio” se utiliza como peyorativo.

Por esta razón se citó al escritor Octavio Paz y su obra El Laberinto de la Soledad, en donde el capítulo de la “Malinche”, se le reconoce a la mexicanidad como una india, femenina que recibe todo el peso del sometimiento y la llama pues “la chingada” y al ser  hembra pura, se le puede ejercer el poder sobre ella como ser que permanece en una pasividad.

“¿Entonces que decimos a todo esto?, ¿Podrá el mexicano vivir sin ningún núcleo de poder?” Se preguntaron los filósofos al mostrarnos la violencia como parte de nuestra historia.

Por ello, pusieron en cuestión de polaridad las ideas de “Dejar todo como una esperanza, o simplemente pensar que no vale la pena luchar por algo que ya está marcado”  a raíz de esta dicotomía los filósofos intentaron llegar a la conclusión de que  “hay que dejar el pasado atrás, pues el mexicano no es un ser violento”, dándonos así la libertad de decidir sobre nuestras violencias.

 

AndreaBeristain

Por: Andrea Beristain
@Road_Thinkers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s