– Se busca – | Cuentos de Ultrahormona


chicosEscuchando a Amy Winehouse – We´re Still Friends-

He llegado a una etapa en la que tener citas se ha convertido en una acción un tanto emocionante pero también un poco decepcionante, prepararme para una cita es casi un ritual desde que se pacta hasta que se lleva a cabo; no es que haga a un lado a mi fémina independiente, solo que me gusta dejar siempre una buena impresión, ya sea para una buena amistad (maldita friend zone) o para el inicio de una relación (por lo regular corta), en fin, tengo casi 30 años denme chance y no me juzguen.

En el mundo escabroso de las citas, suelo toparme con diferentes personajes masculinos bastante peculiares, se los enlisto, puede que tengan por ahí uno así rondándolas.

El nada que ver, es aquel chico que te emociona cuando sales con el, te hace reír, te manda mensajitos, te acompaña a bodas, reuniones familiares, conoce todo de ti; pero cuando tus amigas te dicen algo acerca de él tu respondes -¡Ay wey, nada que ver!-  ¡Se nota la química, no siempre lo ves, pero cuando se encuentra alrededor de ti, todo está bien! El problema es que ni tu ni el tienen la mínima intención de llegar a algo formal, ni frees, ni amigos con derechos y mucho menos novios; en mi experiencia tengo un par nada que ver en mi vida, cada uno aporta algo interesante, largas pláticas sobre la vida, el amor, hombres, mujeres, ex parejas, música, cine, trabajo, sueños y más. ¿Qué es lo difícil? Que podríamos ser la pareja casi perfecta, con cientos de cosas en común, pero ninguno de los dos hemos decidido o nos hemos atrevido a dar ese paso, ¿comodidad? Puede ser, ¿miedo? ¡Tal vez!, en fin, puedo enumerar mil explicaciones a cerca de esta “relación” pero no llegaré a un punto. ¡Debe de estar, es necesario, pero no indispensable!

El que paga las chelas y baila bien, jamás me he considerado una aprovechada o interesada en la situación económica de con quienes salgo (mis amigas no me dejarán mentir) pero siempre está aquel con el que la pasas increíble, tiene una conversación divertida, buen sentido del humor, suele ser guapo, tienen buen coche y además baila bien, pero sobre todo paga las chelas  y al final de la noche los taquitos, sé que no llegaré a nada formal, pero vaticina una noche divertida (con o sin final feliz) no siempre está disponible y mucho menos busca una novia, solo alguien con quien divertirse y yo  aprovecho para pavonearme por las calles y bares con semejante galán. (Aprovéchalo para esos días, sácale polvo a la pista y sobretodo divierte sin control, al final el paga)

El de una noche, a lo que va, besa bien, tiene buenos movimientos, sabe seducir, pero nada más, no aporta, no genera emociones, suele salir contigo cuando de plano no tiene planes o te hace llamados a altas horas de la noche, ¡para tú ya sabes que!, así que atenta no te claves. ¡Es decir una noche y ya! (Mucho ojo, suelen convertirse en dolores de cabeza)

El traumado es aquel espécimen masculino que su conversación suele girar en torno a lo mal que le ha ido en la vida, se queja de todos y todo, trabajo, amigos, familia, perro, gatos, comida, lugar, su vida en general, por lo regular esta de mal humor y si le preguntas ¿Qué tal tu día? Su respuesta será, pues más o menos, te aconsejo salgas corriendo en cuanto lo ubiques, un chico así,  no merece tu tiempo.

El codo, agarrado, marro, y demás adjetivos, el te pide hasta que cooperes con la propina, lo repito no suelo ser encajosa en mi citas y mucho menos hago drama cuando no desean pagar mi café o cerveza. Pero ¿Pedirte para la propina? ¡Es neta?!

El que tiene algo, que no sé qué, que no sé yo.  Este muchachón me encanta, lo acabas de conocer, pero desde que lo ves, no encuentras defecto (aún) ¡Please, intenta no idealizarlo! (Auto consejo)

En fin, cada uno tiene su “charm”, pero solo tú sabes cómo y cuándo utilizarlo, no los juzgues antes de conocerlos, pero si detectas alguna actitud nociva de retiradito, al cabo habrá otros más por quien babear, dedicar rolas, clavarte, enamorarte y demás.

Mientras tanto disfruta, y deséenme suerte, que voy por mi primera cita del año, y el chico con el que salí,  tiene una personalidad única y es fabuloso. ¡Já! ¡Ay déjenme, me gusta!

FIN

¡Por cierto feliz año!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s