Sensacional de Maricones de LEGOM


Sobre Sensacional de Maricones

Si Emma Bovary fuera mexicana no leería novelitas rosas, leería Sensacional de maricones, tendría guango el culo y estaría enamorada de su patrón. Si el quijote naciera en estos tiempos, en un rancho mexicano, seguramente sería maricón, se llamaría Jaime, pero todos le dirían “Jaimito”.

En sensacional de maricones, la fotonovela escénica, comienza la ruta de Jaimito. No se a dónde va, él tampoco. A veces pienso que busca la felicidad, pero debo estar equivocado porque nadie sufre tanto como Jaimito el estar vivo. A veces pienso que busca la belleza, pero hoy, solo hoy, supongo que busca la verdad. Quiera Dios que no la encuentre.

LEGOM

Sensacional de maricones

Sinopsis:

Jaimito es un muchacho lleno de ilusiones que emigra a la ciudad para triunfar trabajando de muchacho de la casa, y en una de esas llegar a ser Secretario de Gobernación, ó en su defecto enamorarse de su patrón y así conseguir sus billetotes, su casota con tres baños y medio, sus naves, sus besos y vivir junto a él para guisarle sus chocorroles, según se lo ha dictado su guía espiritual: su revista semanal favorita el Sensacional de Maricones.

Los actores:

Francisco Santiago “Chisco”
Dani Fer Ortiz
Teófilo Guerrero

 

Sábados y domingos de junio
Sala Higinio Ruvalcaba del Ex Convento del Carmen
$100.00 General
$80.00 Estudiantes, Maestros y Adultos mayores.

 

Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio
Guadalajara, Jalisco 1968

Mi nombre no es LEGOM es Luis Enrique Gutiérrez y soy un imbécil. No estudié con Harold Pinter ni con Carmen Salinas, no me han publicado en checo ni en esloveno; todos los premios que he ganado llevan el nombre de perfectos desconocidos y, para acabarla de joder, paso de ocho a doce horas por semana pegado a un riñón de polisulfona.

Tengo escritas más de cuarenta obritas de teatro y en mayor o menor medida, todas son una mierda. Estas no se ocupan con prodigiosa certeza de los grandes problemas del hombre moderno, el mexicano y esas pendejadas. Además, yo solo quería ser novelista. Será por todo esto que odio el teatro y odio a las enfermeras. Me quedan menos de dos años en el SNCA y después no sé de qué voy a comer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s