Una voz clama en el “ombligo de la luna”.


De ese filo es mi machete que lo sepan bien/

Que lo sabe bien el diablo a quien se le aparece…

El título de este artículo parece profético. La misma Lila Downs, la potencia de su canto, sus letras cargadas de sentimiento, los lugares a los que nos remontan, los seres míticos que renacen, son ya proféticos. La micro cosmovisión del México actual, del México que duele, es sin lugar a dudas representada en el más reciente álbum de la cantante oaxaqueña.

Balas y Chocolate (Sony Music) lanzado el pasado 24 de Marzo del presente año, es la conjunción de distintos elementos que Lila ha sabido hilar muy bien. En su pasado disco encontramos un claro reconocimiento al trabajo que realizan, afanosamente, las mujeres molenderas del sagrado maíz. Ahora en este nuevo material vemos una clara referencia al cacao, al chocolate al igual que a todo el sincretismo que guarda la celebración de los muertos.

Pero también este material es una sincera reflexión ante el panorama desolador, sombrío en el que México se encuentra parado, varado diría yo. Un México en el que la alegría y el dolor se cruzan, forman nuevos caminos que nos sitúan  en una senda donde llueve chocolate pero también llueven balas. Muchas veces las balas son más tupidas que el chocolate. La Patria Madrina, es el sencillo que más nos hace recordar lo abatida que se encuentra esta Patria, al lado de Juanes, en líneas muy políticas se  dice: Tú eres la Patria de toda mi ilusión/ El que no respete, le parto el corazón.

lila-downs-courtesy-2015-billboard-650

Las letras de todo el disco nos llaman a reflexionar frente a los azotes que como mexicanos sufrimos desde hace tiempo y que parecen acrecentarse cada día con más rudeza. La muerte de los “43” normalistas de Ayotzinapa, las reformas en torno al petróleo y su futura pérdida, si antes no lo evitamos. El clima violento que el crimen organizado nos ha venido dejando, las prácticas políticas que no podemos exterminar. Una sociedad indiferente ante sus problemas que sufre y calla; que prefiere no actuar porque vive con miedo, con incertidumbre.

La cultura y sobre todo la música, históricamente, han revelado las realidades y han sido los altavoces por los cuales la sociedad de cualquier nación se ha manifestado. La voz de Lila y con ella la de todos, debe ser una expresión auténtica  con la cual los mexicanos nos demos cuenta que valemos mucho más que todo lo malo que nos aprisiona, que valemos más que una clase política decadente, más que unos grupos de criminales terroristas, más que los asesinatos, los abusos de poder, la corrupción, los fraudes, la opacidad. Valemos más, mucho más; porque somos humanos que podemos y debemos alzar la voz.

Les dejo el vídeo de La Patria Madrina para que disfruten de la enérgica voz de Lila Downs en compañía de Juanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s